jueves, 12 de noviembre de 2009

Pensamiento para una amiga creyente...



No subestimo el sentimiento religioso, lo viví muchos años y entiendo su lógica, más ya no lo comparto, hace un tiempo para acá asumí mi propia mortalidad y el hecho que no viviré para siempre, comprendí que el universo es enorme y nosotros solo una parte ínfima de él, su vastedad hace rato dejó de darme vértigo y la incertidumbre y el miedo a tanta inmensa indiferencia ya no son problemas para mí, acepté que no tengo todas las respuestas y que posiblemente muera sin saberlas, entendí que no hay verdad absoluta sino pequeñas realidades, y ese sentido de humildad que te da entender tus limitantes me hizo ver lo increíblemente valiosa que es mi vida y la vida de los demás, cada una única e irrepetible, un cúmulo de bellas experiencias que ocupan una delgada franja en el tiempo y que no se repetirán nunca más.


La vida es bella por eso y no necesito dioses para que me lo digan u obliguen a seguir un camino so pena de castigo o premio, mi entendimiento y mi razón bastan para eso y para generar en mi un sentimiento de respeto y responsabilidad para con mis semejantes, la ética es un conjunto de principios que nacen a partir de esa conciencia humana y creéme que no hace falta la religión ni fe para llegar a esa conclusión, solo se ocupa un buen corazón y mucho valor.

.

"Honeste vivere, naeminem laedere et jus sum cuique tribuere" Ulpiano